Mi historia

Ana Victoria Medina Pongo (4º ESO B)

mi historia_html_6e82354e Os voy a contar como soy yo: me gusta el anime, el manga, los videojuegos, pero también me encanta leer y hacer deporte (sobretodo el baloncesto) y tengo un novio maravilloso.

Mi historia no es un cuento de hadas.

10 de diciembre de 2010
Estoy nerviosa, mañana mis padres conocerán a mi novio, él es muy divertido y muy romántico, espero que les caiga bien… (Ah, se llama Peter)

12 de diciembre de 2010
Mis padres ya conocieron y me están diciendo que me prohíben verlo. Peter me está diciendo que me fugue, que mis padres no entienden así que esta noche me fugo.

13 de diciembre de 2011
Hoy me toca entrenar, mis compañeras, que son también mis amigas también me dicen que lo deje. Peter ya me advirtió de que lo iban a hacer y que tenía que dejar el equipo, yo me negué porque el baloncesto es mi vida. Tuvimos una gran discusión y sin querer me empujó y choque con la esquina de la puerta y empecé a sangrar, perdí el conocimiento.

14 de diciembre de 2011
Me desperté en el sofá con la herida tapada con una tirita y un ojo morado. No había nadie pero en le mesa había dos rosas y una carta: hola amor, te he comprado un par de rosas y en mí cocina puedes coger lo que quieras estaré en el bar con unos amigos.
Fui a la cocina pero no había gran cosa un paquete de papas y un refresco. Me los tomé y me fui a entrenar pero antes me maquillé lo del ojo. Me empezaron a preguntar que me había pasado en la frente y yo les decía que me había golpeado con la mesita de noche cuando me desperté.
Al final del entrenamiento mi mejor amiga, Yamilé, me dijo que fuera con ella al baño. Cuando llegamos me dijo + Que mal te maquillas, ¿te lo ha hecho él? -¡NO! Ya os lo he dicho me di contr-… + Mentira, te conozco, te lo he hecho él – Me da igual lo que pienses me voy.

16 de diciembre de 2011
Peter lleva tres días desaparecido, estoy preocupada por él.

17 de diciembre de 2011
Peter llegó a casa muy borracho. Me dio miedo verlo tan borracho y…

19 de diciembre de 2011
Me he despertado en el hospital no sé cómo he llegado aquí…
Según el médico llegue casi inconsciente con moratones y que detrás de mí un coche se alejaba del hospital a toda velocidad.

20 de diciembre de 2011
Hoy ha venido un chico a saludarme se llama Tobías, tiene 17 años, es muy simpático y le encanta el baloncesto también el anime (el one piece sobre todo)
Nos pasamos la tarde hablando sobre todo un poco. Me ha contado que está ingresado porque tiene osteosarcoma o algo así. Lleva casi un año así y le han tenido que quitar el brazo derecho por eso.

21 de diciembre de 2011
Tobías ha venido corriendo diciéndome que va a probar un brazo robot, que lo controlará por medio del sistema nervioso, el brazo está en fase beta a si que es un poco peligroso, estoy preocupada por él.

22 de diciembre de 2011
Mañana le pondrán el brazo a Tobías, ojalá todo salga bien.
Hoy han venido mis amigas a verme. Yamilé, me ha regalado un balón firmado por todo el equipo que no han podido venir. Estuvimos un buen rato hablando. Se fueron yendo poco a poco hasta que solo quedamos Yamilé y yo. + ¿Qué tal vas con los moratones? – Bien, el médico dice que me voy recuperando rápidamente. + ¿y saldrás antes de navidades? -No lo sé, pero aún no me quiero ir. + ¿Por qué? – Porque… he… conocido a alguien. +… ¿Cuándo?, ¿Cómo?, ¿Dónde?, ¿Cómo es?, ¿Está aquí? Le conté la historia sin saltarme nada y también en que habitación está. + Agurra*. Me soltó el móvil sin batería y se fue a verlo, se lo intenté impedir pero ya se había ido. Volvió diez minutos después + Es muy guapo y muy simpático – ¿Has hablado con él? +si, el pobre está muy nervioso por algo del brazo pero ¿sabes lo más importante? – ¿el qué? + Le pregunté quién le gustaba, se puso rojo y me dijo que una chica que conoce desde hace poco, que está ingresada por moratones que le encanta el baloncesto, el anime y leer pero no sabe como decírselo. En ese momento me puse muy nerviosa. Una hora más tarde Yamilé se fue y me dijo que no podía venir porque iba a La Gomera a pasar las navidades.

23 de diciembre de 2011.
Hoy le pondrán el brazo a Tobías y recién me levanté, me vestí y me duché. Me fui a hablar con él. Cuando llegue, Tobías no estaba “¿se lo habrían llevado ya para prepararle?”. De repente pasó un doctor y me dijo que antes de la operación, el chico quería ir a la terraza.mi historia_html_1f9faa97
Llegue a la terraza sin saber el por qué de mi interés hacia Tobías, pensando en porque empecé a hablar con él y entonces me acordé. El primer día que me desperté fue a él al primero que vi, él estaba cuidando de mí. Ningún chico se había fijado en mí a parte de Peter. Llegue a él pero aún no se había percatado de que yo estaba allí. Ya sabía lo que iba a decirle. Me puse al lado de él, mirando al paisaje y le dije – ¿estás preparado para la operación? + Ufff…. No lo sé… ¿Qué pasa si no funciona el mecanismo? ¿Qué pasa si muero? – espera, espera… ¿Por qué dices eso? Pensaba que no era para tanto la operación. + Ya, pero seré yo al primero que se lo pongan y no me gustaría que me pasara algo antes de que pudiera decir… lo que. En ese momento Tobías se puso rojo y yo también y no sabía por qué. De repente, suspiró hondo y dijo + Antes de que pudiera decir lo que siento por ti. Me miró, yo le miré y ahí sabía que se había acabado lo de Peter, ahora, era Tobías. Ese era el momento de besarnos, ni ayer, ni mañana, ni para dentro de una semana, era ahora o nunca. Estábamos a punto de besarnos cuando vino un médico a llevárselo, en ese momento me di cuenta de que pondría a Tobías en peligro por Peter. Desperté de un sueño para darme de bruces contra la realidad.
Tobías se fue confundido hacia la operación.
Me dirigía hacia mi habitación con un sentimiento de tristeza por no poder haberle besado. Llegue a mi habitación y me encontré con un sentimiento de pánico, terror y miedo. En mi habitación se encontraba Peter. Estaba decidida a correr e ir a llamar a la policía pero mis piernas no respondían. + Hola amor, ¿Qué tal estas? Siento no haberte venido antes, es que estaba ocupado. Ya te he preparado las cosas para venir a casa conmigo, venga que no tenemos tiempo, tienes que prepararme la comida, plancharme la ropa y también tienes que… – ¡NO! Se lo dije alto y claro (aunque por dentro me estuviera muriendo de miedo) + ¿No? – No, siempre he s-sido tu criada haciendo lo que me pedías, he dejado de leer, ver a mis amigas y lo más importante hace más de un año que no veo a mis padres y solo por ti. + ¡Cállate! Me levantó la mano para pegarme pero salí corriendo antes de que me golpeara, cuando iba a pasar por la puerta aparecieron dos amigos de él, me agarraron por los brazos, me intentaron llevar con Peter pero me pude escapar a tiempo salí corriendo tirando todo lo que había como sillas de rueda, sillas, etc. porque sabía que eran más rápidos que yo y así los retrasaría un poco por lo menos. Llegue a recepción a duras penas, estaba muy cansada, intenté pedir ayuda pero no podía hablar. Llegó Peter y sus amigos, yo intenté salir corriendo pero no podía más. La recepcionista me vio la cara de miedo que tenía + ¿Necesitas algo chica? – A- ayu… + ¡no! No necesita nada es que salió corriendo para no tomarse la pastilla. Dijo Peter. – Ayu- ayuda p-por favor. Por fin la chica me entendió y llamó a los guardias para sacarlos de aquí. Desde entonces ha pasado mucho tiempo antes de que los pudiera volver a ver.
Me llevaron a mi habitación para que me tranquilizara. Pensé en cómo empezó todo, con un simple “hola” de Peter, luego empecé a pensar en mis amigas como por ejemplo Ari, Melanie, Natalia, Atenea y sobretodo en Yamilé, me intentó ayudar y le di la espalda por ese idiota. Me acordé de la última vez que la vi, me vino a visitar cuando yo la había tratado mal. Miré el reloj era la una y media de la tarde, ¡Tobías! Ya habría salido del quirófano y yo aquí, sin hacer nada, me levanté y me fui a verlo. Llegue a su habitación pero no había nadie me empecé a preocupar “¿Qué pasa si ha pasado algo?” ahora que ha acabado lo de Peter, ahora que ya soy libre, que ya puedo estar con Tobías le pasa algo y me podría morir. Llegó un médico a la habitación y me dijo que estaba en la sala de recuperación.
Llegue allí y Tobías estaba despierto me miró y dijo + Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas. Y yo le conteste – Travesura realizada y le besé.

Bueno esa es mi “pequeña” historia espero que os haya gustado o que halláis aprendido algo como “nadie puede decirte que hacer o no hacer” o “si te pega no te quiere”
Han pasado ya dos años y como os dije al principio tengo un novio maravilloso llamado Tobías.
Cuando salí de allí me esperaba Yamilé para llevarme a casa de mis padres. Ellos me acogieron con los brazos abiertos, volví a mis estudios, seguí entrenando a baloncesto con mis amigas y lo mejor de todos es que Tobías vive cerca y nos vemos siempre.
Yamilé se enamoró de un amigo de Tobías llamado Adán, cuando me esperaba para irnos, la verdad es muy guapo, le encanta el baloncesto y cuando escuchó la palabra de Yamilé “Aguarra*” se enamoró de ella más todavía .
mi historia_html_m4cdc0180¿Qué pasó con Peter? Pues me pidieron que hablar a favor de él en un juicio, pero entonces estaría mintiendo y eso no se hace, así que, me negué y al final acabó en la cárcel con unos “amiguitos” de él.
Quizás estés pensando “que final más esperado, típico final feliz para siempre” pero quien sabe quizás la historia no acabe aquí.

FIN (quizás)

Agurra* = decir aguanta de forma divertida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s