ESPERANZA

Mariya Vanyova Tsaneva         1º B

Esperanza

Hace no demasiado tiempo en el País de las Palabras Perdidas, una pequeña niña llamada Silencio vagaba por los caminos tratando de encontrar al sabio poeta que le diese el remedio para poder cambiar su nombre y no ser así el hazmerreír del País de Los Sueños.

Un día, se encontró una pequeña esperanza. Una mujer se enteró de que la niña buscaba al sabio poeta y le dijo:

-Si quieres encontrar al sabio debes cruzar aquellas montañas de allí -contestó señalando al norte – entonces encontrarás una diminuta casa de madera donde vive el sabio.

Al escuchar esas palabras, la chica dio las gracias por la información y comenzó su viaje. Al atardecer, Silencio comprendió que debía buscar un lugar donde dormir. Se refugió en una cueva al pie de la montaña, pasaba frío, pero sabía que merecería la pena. Al amanecer prosiguió la búsqueda. Subió, subió y subió y después bajó, bajó y bajó y al fin, encontró la casa. Tocó la puerta y un hombre anciano con una barba tan blanca como la nieve que llegaba hasta el suelo, la invitó a pasar. El anciano le preguntó:

-¿Qué sucede? Porque para recorrer este camino,seguro que quieres dar uno de tus sueños por cumplido.

La niña respondió:

-Es cierto.

Quiero cambiar mi nombre ¿Cómo puedo hacerlo?

El sabio contestó:

– Deberás bajar hasta donde está el río y encontrarás el libro, que todo lo sabe y todo lo ve.

La niña asintió decidida y marchó. Llegó al río y se encontró un gran libro viejísimo que se encontraba sobre una mesa hecha con madera de ébano. Entonces dijo:

-Quiero cambiar mi nombre.

El libro con una voz grave preguntó:

-¿Estás segura de ello?

Silencio contestó decidida:

-Sí, estoy segurísima.

-Y ¿cómo quieres llamarte?

-Quiero llamarme Esperanza, porque siempre todos deben tener esperanza a la hora de cumplir sus sueños,igual que acabo de hacer yo.

-Está hecho – dijo el libro.

El libro se abrió y dejó a la vista una página en la que estaban escritos todos los nombres de todos los habitantes del su pueblo incluido el suyo y de repente, el nombre “Silencio” desapareció y apareció “Esperanza”.

Silencio o mejor dicho “Esperanza” estaba muy feliz de por fin, haberse cambiado el nombre. Así que se fue a su casa, al País de Los Sueños y nadie más se rió de su nombre.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s