LA ESPAÑA DE LA RABIA Y DE LA IDEA

Lautaro Frigerio     2º Bach B

antonio machado

Cuando Fernando e Isabel unieron sus coronas  y el explorador Colón llegó a las Américas dio comienzo el inicio de una época dorada para España (y no sólo por el oro robado), una época de progreso, de mejora, una época de esperanza y dominio mundial. Aquel dominio fue borrado de manera eficaz por la propia España, por los propios españoles, borrachos de corrupción (ya desde entonces la había) y sedientos de fortuna, españoles alejados de cualquier ética o moral, que se arrojaban a los brazos de lo ciego (fe) e imploraban por la continuidad de la ignorancia generalizada.

Todo lo anterior eran errores del pasado, errores que como su nombre indica, la historia nos ayudaría a evitar, errores marcados en la sociedad de aquel momento. Muchos buscaron la forma, la manera de solucionar tal cantidad de problemas, otros los plasmaron con tinta sobre un papel para la posterioridad, y en aquellas líneas desgranaron las enfermedades que postraban a toda una nación.

Aquella España redentora, del cincel y de la maza, aquella que se alzaría contra la de charanga y   pandereta, contra  la  devota de Frascuelo y de María, aquella con la que resurgiría Castilla y las tardes de Antonio Machado volverían a brillar. Todas esas tardes fueron enturbiadas con los rugidos de las armas y las bombas, nubladas por los gritos de madres y esposas; tardes divididas en rojas y nacionales.

Eso fue de aquella España rejuvenecida, que rebosaba oro de tantas cabezas, la cual esperaba renacer joven como antaño, pero desgraciadamente su hacha vengadora acabó derrotada por sí misma. Las costumbres y las tradiciones se impusieron a la raza, y el terror reinante mantendría a España a la sombra casi 40 años.

Esta y aquella son las mismas Españas, ya que aún continúan divididas; en esta rebosa la corrupción, la mentira, el engaño y el borreguismo.  No se ha aprendido de los errores. La derrota sigue siendo muestra de burla y la victoria de honor. La memoria de unos continúa sufriendo constantes bombardeos con recuerdos pasados mientras algunos alaban y defienden banderas, himnos y discursos vergonzosos.

Ya hace falta que surjáis, que aparezcan los anhelados en estas situaciones, muchos os aguardan mientras otros os temen. Daos prisa y traed con vosotros a ese ejército armado hasta los dientes de lápiz y papel que nos muestre el camino hacia aquella Castilla que alborea y las tardes que brillan desde colinas plateadas y blancas veredas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s