Las uvas de la ira

Esther Oliver Perea 4º A

Las uvas de la ira, la película ganadora de dos Óscars (mejor actriz de reparto y mejor director) y basada en la novela de mismo nombre de John Steinbeck, cuenta la historia de Tom Joad, que vuelve con ilusión a su casa después de cumplir condena en prisión, esperando ver a su familia y volver a trabajar junto a ellos sus tierras. Pero cuando llega, se encuentra un hogar que no es hogar, pues está vacío y ya no pertenece a la familia, siendo así una de las tantas familias afectadas por la crisis causada por el crack del 29, por lo que para conseguir una mejor vida y sobrevivir van ilusionados a buscar una nueva oportunidad a California, “la tierra prometida”, donde les aseguran un trabajo bien pagado y un nuevo hogar. Para ello, recorren un largo camino (desde Oklahoma) en un coche de dudosa capacidad y seguridad para el desplazamiento de la familia.

Las uvas de la ira_html_2cabd51e

 

A lo largo del camino, se encuentran con diferentes dificultades, como la pérdida de los más mayores de la familia, los numerosos controles, o la gente que se encontraba en los campamentos que volvían de donde ellos iban y les prevenían de que cuando llegasen a la “tierra prometida” lo único que encontrarían sería más hambre y más miseria, ya que los dueños de las fincas estaban haciendo una campaña que era superior a la capacidad que tenían en realidad para dar trabajo. Pero ellos se niegan a seguir su consejo y volver atrás, ellos siguen ilusionados y quieren creer que lo que les cuentan es su verdad, lo que les ocurrió, y los Joad quieren creer que no les va a ocurrir lo mismo, porque entre otras cosas, ya sólo les queda creer en eso.

Las uvas de la ira_html_4ff33d4a

Cuando llegan a California, se encuentran con todo lo que habían contado los granjeros que se habían encontrado por el camino y más, ya que no hay solo poco trabajo, el cual llegaron a conseguir, sino que ese trabajo cada vez va a empeorar y les van a pagar cada vez menos, por lo que se ven obligados a irse de esos sitios y buscar otros en los que pueden trabajar con un sueldo que les permita comer.

A partir de esas situaciones, el joven Joad conoció a varias personas a las que posteriormente llamarían “agitadores” que luchan por conseguir unas condiciones dignas para ellos trabajar, y, al final de la película, Tom decide unirse a ellos luchando por sus derechos como trabajador y contra los que se aprovechan de la situación que están viviendo familias como la suya, aunque eso le cueste la vida. Todo esto lo vemos en la despedida que le da a su madre antes de marcharse:

Yo estaré en todas partes, en todas partes donde quiera que mires, donde exista una posibilidad de que los hambrientos coman, allí estaré, donde exista un hombre que sufra allí estaré, y estaré en la risa de los niños cuando sientan hambre y la cena esté ya preparada, y cuando los hombres coman de la tierra que trabajan y vivan en las casas que levanten, allí también estaré.”

Las uvas de la ira_html_m58f48354

A lo largo de la película, se ve como la madre ejerce no solo su papel como tal, sino que además es el pilar de la familia y la razón por la que aguantan y siguen juntos.

Al final, esa figura materna, a pesar de que parece que se ha rendido, muestra un atisbo de esperanza diciendo que a pesar de cómo los están tratando, los ricos sólo son ricos y por mucho que intenten acabar con ellos, lo único que consiguen es hacerlos más fuertes, porque por muchos golpes que les dé la vida ellos seguirán caminando, porque ellos, son el pueblo.

Aquí os dejo el pasaje final de la película.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s