ASÍ DE SIMPLE, ASÍ DE COMPLEJO

LAURA VÁZQUEZ   2º BACH B

images

Para conocer el presente tenemos que hacer retroceder las manecillas del reloj a tiempos tan inmemoriales que ni siquiera el gran gigante dormido había nacido; remontarnos a los albores del islam y hacer un llamamiento a Mahoma, padre de lo que es hoy en día una de las religiones más polémicas del mundo. El término “yihad”, traducido al español como “guerra santa” se le impone a todo aquel pecador que profane tierra divina, según el Corán, el mismísimo Alá dijo: “A los que están  injustamente agredidos se les concedió el permiso de defenderse. Combatid, porla causa de Dios, a quienes os combatan, pero no os propaséis; es cierto que Dios no ama a los que se exceden”, 

Por otra parte y no tan alejado de nuestro tiempo, después de la Primera Guerra Mundial, en ese mismo territorio sagrado, aparecen pequeños países con esperanza de crecimiento que sucumbieron a la farsa que les tenía preparada Occidente. Gran Bretaña y Francia, por propia conveniencia y sin piedad que les detuviera, decidieron  ganarse al pueblo árabe prometiéndoles La  Gran Arabia, la unificación de todos los territorios, y así poder aprovechar cada gota de petróleo que esos países de petróleo escondían en sus entrañas. Tras la Segunda Guerra Mundial, las grandes potencias se retiran, dejando así a países como Siria sin identidad, sumidos en u na guerra continua, tan asfixiante que muchos de sus ciudadanos se han quedado sin habla, y los que aún no son mudos, se les apaga la voz de tanto gritar socorro.

Una guerra que roza lo inhumano, tan sanguinaria que el 13 N salpicó con una gota de sangre, el país de la liberté y de este modo nuestra Francia, querida oficialmente y sin tener que ocultarlo, empezó a formar parte de este interminable caos. Alrededor de 130 muertos, y casi 300 heridos causados por los seis tiroteos y las tres explosiones provocadas por el ISIS , son cifras escalofriantes para muchos, pero , todo depende de con qué lo comparemos, lo que vemos, o mejor dicho, lo que nos hacen ver.

Manipulan nuestros pensamientos de tal manera, que acabamos pensando como  ellos, sintiendo como ellos y actuando como ellos. No quiero que se me mal interprete, apoyo al pueblo francés,; la violencia, sea por la razón que sea , es injustificable. Pero creo que una vez más , el mal del asunto permanece en nuestro interior, tanto tiempo como dure el informativo. Se nos olvida que mientras Francia estaba de luto durante tres días, Siria lleva en su propio funeral más de un siglo; mientras la Torre Eiffel brillaba majestuosamente, a tan solo unos cientos de kilómetros había niños muriendo, un pueblo inundado en sangre y miles de personas pidiendo a gritos sordos una vía de escape, agarrándose de pies y manos a lo único que les quedaba: la esperanza.

Hace un año, Siria contaba con 220.000 muertes a su espalda. Hace un año, Occidente no hablaba de Siria, no veíamos en los informativos ni una simple referencia, la palabra “refugiados” estaba archivada en nuestras turbias mentes y hablábamos de nuestra supuesta solidaridad como si realmente existiera. Siria era un susurro mal pronunciado en boca de nadie, que debió haber  estado en boca de todos. Hace poco más de so meses, “sirio” se convirtió en sinónimo de “refugiado” en nuestro mundo de superioridad y apatía. Tienen como equipaje de mano los prejuicios que nosotros mismos le hemos querido imponer. tanto es así, que los enjaulamos en nuestras fronteras, les apaleamos y los humillamos. Mientras tanto, al otro lado de la línea, no hacen otra cosa que llorar, suplicar misericordia y velar por los suyos, malviviendo ante el duro invierno que se les aproxima, quedando congelados en sus propios pasos. Así de simple, así de complejo.

John Lennon cantó una vez “Imagina que no hay países, nada por lo que morir o matar, imagina que no hay religiones, imagina a todo el mundo viviendo la vida en paz me pregunto si puedes”. 

Mi respuesta es no. No mientras el sonido del silencio retumbe día a día en nuestras calles y lo que peor, en nuestras conciencias.

نَعَم, أَنا مُسلِمَة NA‘AM, ANA MUSLIMA

AMINA AZAOUI    2º BACH B 

Paris 1

Ninguna religión monoteísta ha justificado la violencia ejercida en su nombre, pero a pesar de esto, este fin de semana, París ha sufrido unos atentados terroristas por el supuesto Estado Islámico, donde murieron más de cien personas inocentes. Un día antes lo mismo ocurrió en Beirut, capital de Líbano, y pasa de forma rutinaria en Siria, Palestina, Irak y muchos otros países de la zona.

Pocas horas tras los sucedido en la capital francesa, las redes sociales se escandalizaron y se produjo una defensa y apoyo incondicional al pueblo francés, con frases como “Pray for París” “We’re Paris” o tiñendo sus fotos de perfil con los colores de la bandera francesa. Pero, en cambio muy pocos mencionaron Beirut, donde se vivió la misma tragedia. Dejando claro así, que la vida de un francés vale mucho más que la de  cualquier otro ciudadano de Oriente Medio.

La hipocresía es un “valor” al alza en nuestros días, desde la participación de Israel en los tratados de paz mientras está ejerciendo todo tipo de violencia sobre el pueblo palestino, hasta la justificación de esa actitud de fariseismo, diciendo, por ejemplo, que espanta más un atentado terrorista en una ciudad en paz que en una zona de guerra o que sobrecoja más la muerte de un europeo que la de un sirio. Todo esto nos deja claro que hoy en día hay dos tipos de muertes, unas de primera y otras de segunda clase.

Por otra parte hay quienes aprovechan esta situación para incrementar la islamofobia en su entorno, echando la culpa de lo ocurrido  a la población musulmana y ocultando que es esta población la que más sufre este tipo de terrorismo. El Estado Islámico por su parte, aprovecha la situación actual de los musulmanes en Europa para calumniar y tergiversar el Corán, de tal modo que los musulmanes cada vez son peor considerados en el viejo continente provocando así una mayor emigración de jóvenes hacia las zonas controladas por el ISIS que se sienten discriminados y maltratados en Europa.

“Quien matara a una persona que no hubiera matado a nadie ni corrompido en la tierra, fuera como si hubiera matado a toda la Humanidad” Corán 5:32 .

 Esto  nos deja claro que el terrorismo no tiene religión y que todos los que matan en nombre del Islam no son más que unos psicópatas que no representan ni un 10% de 1.500 millones de musulmanes en el mundo.

السلامُ علَيكُم      

as-salâmu ‘Allahikum

MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE

El alumnado de 2º de Bachillerato B ha realizado en este curso 2015-2016 el manifiesto de nuestro Centro reflejando el sentir general de todos y todas los que formamos parte del IES Los Cardones.

images

Son mujeres. Son mujeres las que sufren el dolor y la angustia del maltrato. Son mujeres las que cada 48 horas, con la muerte en los labios y el terror en sus ojos, dan su última bocanada de aire. Son mujeres las que tienen que fingir que todo está bien, cuando viven a merced de la oscuridad. Son mujeres las que, paliza tras paliza, se empequeñecen tanto que ni siquiera ellas mismas logran verse. Son mujeres las que día tras día miran a la vida y le susurran “¿por qué a mí?”. Son mujeres las que pasan por el calvario de ser violadas, insultadas y menospreciadas por un puñado de hombres que no ven más allá de su ego. Sí, son mujeres. Seguir leyendo MANIFIESTO 25 DE NOVIEMBRE

NOVIEMBRE EN PARIS.

NOVIEMBRE EN PARIS.

Autor: Prof. Jesús Cillanueva

Ante la barbarie no valen los argumentos y apenas sirven las palabras.

El Departamento de Francés del IES Los Cardones quiere manifestar su repulsa por los atentados de París y hacia aquellos que usan la violencia y el odio para intentar imponerse sobre los demás.

Mi apoyo y mi cariño al pueblo francés, a la fantástica ciudad de Paris, especialmente a las víctimas y a todas las personas que han vivido de cerca estos atentados.

También quiero manifestar mi solidaridad con aquellos que huyen del terror en cualquier lugar del mundo.

Por todo esto , la profesora de Tecnología, Natalia Otero, con este profesor y sus alumn@s de 1º y 2º de ESO del IES Los Cardones han preparado un pequeño homenaje para las víctimas que representa la unión de muchos corazones ilustrados con la bandera de Francia y las palabras : PAIX (paz) y VIE (vida).

Además se ha incluido una carta en español y francés , de un hombre cuya esposa murió en los atentados, llena de cordura y sentimiento….

Muchas gracias a tod@s por su participación.

Atentamente

Jesús Cillanueva

+ A continuación se muestran algunas imágenes de este trabajo.

http://www.slideshare.net/1099149775/noviembre-en-paris

NO TENDREIS MI ODIO (carta del hombre cuya esposa murió)

 

 

 

 

 

NI UNA MENOS

images (2)

 

YANIRA RODRÍGUEZ CANO

2º  Bachillerato B.

Tres mujeres han muerto a primeros de noviembre en presuntos casos de violencia machista y, de confirmarse, ya serían 48 las mujeres asesinadas este 2015. Parece que otra vez no nos alejamos de la cifra esperada: 70 mujeres mueren a manos de hombres cada año.

El machismo es una ideología que el ser humano lleva arrastrando desde sus albores. Desde que luchábamos con palos y piedras, la mujer tenía asignado el deber de quedarse en la cueva cuidando de los descendientes de la raza, aguardando hasta que el hombre llegara con el alimento del que dependían. Y desde entonces, las cosas no han cambiado mucho.

Cuando somos niñas nos inculcan que ser débil es de princesas. Que debemos esperar pacientemente a que un príncipe nos rescate, en vez de sacarnos nosotras mismas las castañas del fuego. Que jugar a fútbol es para niños y que nosotras estamos mejor jugando a las cocinitas o con muñecas. El sexismo nos marca desde muy temprana edad: “¿Por qué lloras, acaso eres una niña?” o “Compórtate como una señorita” son palabras que, desde un lado o el otro, todos hemos escuchado. Parece que nunca significará lo mismo “pegar como un hombre” que “pegar como una mujer”, que algo negativo siempre será “un coñazo” y algo positivo será “cojonudo”, que si te dicen que eres un “zorro” es porque eres astuto, pero si te llaman “zorra” deberías preocuparte.

Ahora, las mujeres estamos empezando a ser conscientes de que Cenicienta no es un modelo a seguir. Se terminó quedarse en casa para criar a nuestros hijos, cuidar del hogar y satisfacer a nuestros maridos. Ahora las mujeres han salido a la calle en busca de independencia… pero se han topado con una realidad que no es la que esperaban. En España la diferencia entre el sueldo de un hombre y una mujer es del 17% y 7 de cada 10 trabajadoras sufren acoso laboral. Por supuesto, es más difícil para ellas acceder a altos cargos y sobretodo, ser respetadas como profesionales cualificadas.

Queremos hablar de una sociedad igualitaria, pero lo cierto es que a cada paso que da una mujer hacia ella, hay un hombre que desea hacerle la zancadilla: un jefe, un compañero de trabajo o incluso ese hombre con el que comparte su vida. Este último es, la mayoría de veces, el más perjudicial. “No te pongas eso, es muy corto”, “¿Con quién hablas? Déjame ver tu móvil”, “¿Tu amigo? Seguro que busca algo, los hombres somos así” son algunas de las primeras alertas que pueden llevar a la violencia de género y si no se para a tiempo, añadirán un número más a la lista.

Para erradicar la violencia machista, no solo se debe castigar a los hombres y compadecer a las mujeres de hoy. Se debe educar a los hombres y mujeres del mañana desde una base de igualdad, sin diferenciar entre princesas y guerreros, y solo así tal vez llegará el momento en el que las diferencias entre sexos sean un apartado más de los libros de historia.

                                                       descarga (1)