Capítulo uno

Me destuye. Cada paso que doy es peor. ¿Cómo lo puede ver? Me ahogo yo solo. La he perdido y mi vida ya no tiene sentido. He esperado toda mi vida por ella y cuando la encuentro, cuando sé que no puedo vivir sin ella… Ella simplemente se va. Me deja solo. Solo en la oscuridad. Entonces, ¿ por qué me deja aquí? ¿No le importo? ¿ Su amor no fue verdadero? Porque el mío sí. La amé, la amo y la amaré siempre. Ella era mi desastre y yo su tormenta. Arrazábamos con todo a nuestro paso. Éramos imparables. Y ahora, ¿ qué de imparable tiene una tormenta sin desastre? Nada. Como la noche sin el día. Simplemente nada. Simplemente solo. Sin ti. Vacío por dentro. Te has llevado lo único que no debías. ¿Me lo devuelves? Lo quiero de vuelta. ¡Devuélvemelo! Es mío y no tenías que llevártelo. Dame mi corazón. Está ahí, donde debería estar el tuyo. Así que, ¿dónde está el tuyo? Porque una persona sin corazón es… nada. Como yo. ¿Por eso te lo has llevado?

Eliana 1 BAC C

El perro

 

 

Expresas tu emoción con tu mirada .                                                                      Tu lenguaje es tu cola en movimiento .                                                                Tu gran boca ladra un alegre sentimiento .                                                 Corres y saltas por una terraza.

Me pides el descansar en mi cama                                                                            y al despertar tu presencia es mi contento.                                                        Tu lamido es un beso al sentimiento                                                                       y tu presencia lo que me faltaba

Tú que eres símbolo de amor                                                                                     con tu lealtad, franqueza y valor                                                                             me acompaña hasta el fin.

Tu alma es una gran fuente de nobleza,                                                            eres un ejemplo para todos                                                                               carente de mentiras y mal.

Viki 1 BAC C

La bella flor

Al amanecer del nuevo día,                                                                                                sobre la tierra más jugosa y limpia,                                                                                 se muestra hermosa cual ninfa                                                                               altiva y vistosa rosa.

Llenando el aire con sutil olor                                                                            fragancia del más puro amor.                                                                                         En su orgullo no cabe indegencia,                                                                                 ni timidez, ni nímia modestia.

Altiva destaca sobre la plebe,                                                                                      de donde una margarita que                                                                                          en suelo de huerto florece,                                                                                                asoma tímida, frágil, casi inerte.                                                                                    La blanca y pequeña flor                                                                                                     que en cercano camino crece.

Ríese la rosa de la margarita                                                                                         que a tierra cercana pertenece.                                                                                     De su frágil presencia, de su olor,                                                                                     y hasta de su suerte.

Lucía Caamaño 1 BAC C

Amor furtivo

En el lugar en el que te conocí,                                                                              entre todas yo te pude distinguir,                                                                               tu cara brillaba como un rubí,                                                                                         tu cuerpo me llevó a un elixir.

Y tu lindo caminar me deslumbró,                                                                               y tu sonrisa estelar me enamoró                                                                                   y tu suave olor el alma me llenó.

Al día siguiente yo te pude ver.                                                                                         En la fuente te vi, te encontré.                                                                        Acerqueme a ti y te pregunté                                                                                 ¿Soltera estás o comprometida te ves?

Soltera contestaste, ¡ Gracias Dios!                                                                           a cortejarte, empezaría yo                                                                                                  y como casados te tendría yo

Lara Díaz Romero 1 BAC C

Pérdida de la persona que amas

 

Tú me enseñaste que con un mirar                                                                        es posible hasta atravesar el mar                                                                               si el corazón me habló primero                                                                                  lo único que sé es que te quiero.

Sigo siendo aquel niño pequeño                                                                            que ahora tiembla solo de pensar                                                                        que si tú no estás al despertar                                                                             sólo seré un niño más en sueños.

Y nuestro amor ya no es nada                                                                                   no hay futuro sin quien tú amas                                                                          cada mirada es digna de ventana

Sólo sé que seré feliz si me amas.                                                                      Dime si ahora ríes con otros                                                                                        sé que lo haces, me siento roto.

Alejandro Pimienta 1 BAC C

La luz de mi vida no encendida

 

Ciego ciego que deslumbra mi mal luz                                                   quisiera mantenerme, quemas tanto                                                                que el tormento se vuelve espanto                                                           cuando no torna alrededor tu luz

Embriagadora noche su aquella luz                                                                    que cruel noche sin tu dulce embargo                                                               que lamento sin tu imagen en marco                                                                  que dulce tu rostro con aquella luz.

Amiga la noche, enemiga tú,                                                                                       si algún día quisieras entender                                                                                  en torno a tu vida yo giraría;

porque las cosas si son del querer,                                                                     esas por las que vas a Asia a por bambú                                                          esas, no se conquistan en un solo día

Sarah González Hernández 1 BAC C

Amor que se eleva al cielo

Ojos aceitunas vieron mi alma;                                                                                  yo, sin saber cómo, perdí mi calma.                                                                           Me fui a sus labios temiendo nada,                                                                            su sabor era como recordaba.                                                                                Arena fina del desierto su piel,                                                                                  pelo negro como noches sabor miel.                                                                         Su cuerpo era mar por el que sentía,                                                                        me sentía cual barco sin bahía.                                                                                   Sus manos escalaban mis montañas,                                                                          el amor era nuestra gran hazaña.                                                                              Las sábanas se hicieron telaraña.                                                                     Éramos dos locos tocando el cielo,                                                                  besando las nubes color suave velo.                                                             Porque como en él, con nadie vuelo.

 

Autora: Claudia Cueto 1 BAC C