La luz de mi vida no encendida

 

Ciego ciego que deslumbra mi mal luz                                                   quisiera mantenerme, quemas tanto                                                                que el tormento se vuelve espanto                                                           cuando no torna alrededor tu luz

Embriagadora noche su aquella luz                                                                    que cruel noche sin tu dulce embargo                                                               que lamento sin tu imagen en marco                                                                  que dulce tu rostro con aquella luz.

Amiga la noche, enemiga tú,                                                                                       si algún día quisieras entender                                                                                  en torno a tu vida yo giraría;

porque las cosas si son del querer,                                                                     esas por las que vas a Asia a por bambú                                                          esas, no se conquistan en un solo día

Sarah González Hernández 1 BAC C

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s