El camuflaje de la desigualdad:

Solemos llamar a este siglo el siglo de la igualdad, donde cada persona goza de su libertad gracias a que hace una década se aprobó la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, pero 10 años después, los datos muestran que esa paridad que la legislación procuraba está lejos de ser una realidad. Ni en el empleo, ni en los puestos de poder, ni en los hogares se han producido los cambios necesarios para equilibrar la balanza. Aun existe la desigualdad como en el siglo XX aunque esté más camuflada.

La desigualdad del siglo XX se centraba principalmente en la mujer como podemos ver en la novela ‘’Como agua para chocolate’’ donde la protagonista era la hija menor de un madre con unos valores y creencias retrógrados,  ya que por ser la hija menor no tenía derecho a casarse, ni a opinar y debía cuidar de su madre hasta que se muriera siendo maltratada tanto física como psicológicamente continuamente, pero aun así la protagonista era la única que desafiaba a su madre activamente. Ella le discutía, gritaba, mentía y, a la larga, abandona la hacienda. Lo único que no hace, usar la agresión. Amor, no guerra.

En la actualidad estas situaciones tan concretas no se dan tan frecuentemente pero si hay casos muy frecuentes en los que  se discrimina a los hijos por diferentes motivos o circunstancias, por otro lado dentro del entorno familiar también existe una discriminación concretamente hacia la mujer ya que desde el punto de vista de la sociedad lo más común es que la mujer sea la encargada de los cuidaos del hogar, como podemos comparar nuevamente con la novela, donde únicamente las mujeres se encargan del cuidado de la casa mientras que los hombres buscan esposa, o están en la guerra., Entonces ¿Dónde está la supuesta igualdad de la que tanto se presume en el siglo XXI? Por otro lado, también existe una mentalidad machista en los hombres donde las mujeres son víctimas de sus actos. En 2016/2017 más de 63 mujeres han sido asesinadas en España, e incontables mujeres que sufren maltrato en el mundo.

La sociedad aun no es consciente de que debemos empezar a cambiar, debemos empezar a crear la verdadera igualdad. Tomar la actitud que tomó la protagonista en la novela para conseguir esa sociedad totalmente igualitaria que actualmente parece utópica.

Javier Gómez 1ºB

El pasado vs El presente

En la actualidad, existe en diversos países una ley llamada “ley de igualdad”. La cual decreta y se encarga de proteger los derechos de ambos sexos en todos los ámbitos, tanto sociales como laborales. En España esta ley se llama “ley orgánica 3/2007 del 22 de marzo” y como su nombre indica, esta no estuvo vigente hasta el año 2007. Siendo este un país desarrollado, esta se ha instaurado hace tan solo 10 años. ¿Qué pasará con los países subdesarrollados?

Por lo general, los países subdesarrollados tienen una mayor tendencia de violencia de género. Esto es debido a que los hombres en estos países no tienen limitaciones, puesto que el estado esta mas ocupado por sus problemas personales y no les importan las “banalidades” del pueblo. Tenemos un ejemplo claro de esta situación en Perú, poseyendo un alto índice de violencia, en el cual 1 de cada 5 mujeres es golpeada, violada o ha sufrido algún tipo de agresión o abuso por parte de su pareja. Otro ejemplo de desigualdad de género, lo hallamos en México. Actualmente nos muestra un porcentaje de discriminación y violencia muy elevado, siendo el 53% de las mujeres víctimas de violencia económica por parte de sus parejas. El 46% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años reportan haber sufrido alguna agresión por parte de sus compañeros.

Aun poniendo los Estados en práctica o no la ley, se siguen viendo agresiones de violencia de género. Pero por fortuna a pesar de estas alarmantes cifras, los índices de maltrato en el siglo XXI, han disminuido en comparación al siglo pasado. A principios del siglo XX, la mujer no poseía ni el derecho al voto. (Actualmente no existe el sufragio universal en todos los países). Hace 80 años la mujer estaba sometida a la voluntad del hombre, y a la de la tradición. Ella era la encargada de todas las tareas de hogar, sin tener control alguno sobre las decisiones económicas y sobre el futuro y enseñanzas de sus hijos, o de ella misma.

Muchos autores han querido representar las duras condiciones de la mujer de hace 80 años, en diferentes obras literarias. Tales como el relato mexicano escrito por Laura Esquivel, “Como agua para chocolate”. El cual nos cuenta, la vida de Tita, una joven sujeta a la tradición y al dominio del hombre sobre su vida.

Realmente ha cambiado tanto la sociedad, ¿Por qué siguen habiendo tantas desigualdades?, ¿Habrá algún día plena igualdad?

X. Carolina Betancor Trujillo

1º Bach. B

 

El género femenino

Las mujeres participan activamente dentro de las actividades económicas, científicas y culturales, espacios que antes se veían abiertos solamente para los hombres. Pero esto es un hecho reciente.

A lo largo de los años hemos vivido en sociedades donde la mujer se dedicaba a la recolección mientras que los hombres eran los encargados de traer la carne, esto se debía a la diferencia física entre ambos géneros. Sin embargo en La Edad Media, las cosas se pusieron más estrictas; se consolidó una sociedad en la que los hombres eran el centro, los únicos que tenían la posibilidad de conocer y entender la verdad dejando así a la mujer bajo el papel de esposa y madre lo que conlleva al cuidado del hogar, dificultando las posibilidades de la misma de entrar en el mundo laboral. También en el sector familiar encontramos diversos actos machistas, que perjudican al sexo femenino.

Estos hechos los podemos ver reflejados en México mediante un libro llamado “Como agua para chocolate “escrito por Laura Esquivel, el cual es una novela desarrollada a finales del siglo XIX y principio del siglo XX alrededor de la Revolución Mexicana. Según la tradición mexicana, la hija menor de la familia no podía casarse porque su deber era permanecer al lado de su madre hasta que ella muriera, también tenían que poner la mesa, cocinar, lavar los platos… Esta tradición se practica en la casa de Mamá Elena, una mujer inflexible y dominante y que a medida que van creciendo sus hijas: Rosaura, Gertrudis y Tita esta quiere seguir reprimiéndolas.

Unos de sus temas es el amor imposible para cuya consecución la protagonista, Tita, recurrirá a las artes culinarias elaborando 12 recetas, una para cada mes del año y llevando a cabo platos mágicos capaces de transformar las emociones y el comportamiento de quienes los prueban. Esta novela se desarrolla en el rancho y es el reflejo de un “México Revolucionario” donde había represores como era la madre y oprimidos como su hija Tita. Una vez destituido los represores el pueblo lograría su felicidad. El argumento de la novela no representa una igualdad de género pues la mujer, en este caso Tita y alguna sirvienta, no deja de estar en la cocina.

Esto se extiende al sector laboral. Por ejemplo: Los cargos ejecutivos suelen estar ocupados por hombres, las mujeres que poseen dichos cargos son una gran minoría, y estos han ido disminuyendo a lo largo de los años. En el 2009 las mujeres ocupaban un 19,5% de los cargos ejecutivos, pero esta cifra no ha hecho más que reducirse hasta llegar al punto de un 11,8%. Junto a estas alarmante cifras encontramos también una discriminación con respecto a los salarios de los empleados, siendo nuevamente las mujeres las victimas de dicha desigualdad, cobrando de media un 16% menos del salario establecido para el puesto de trabajo ocupado.

Muchos hombres ,hoy en día todavía poseen una mentalidad machista, en la cual la mujer es víctima de sus actos, entre el 2016 y 2017 más de 63 mujeres han sido asesinadas en España. Incontables mujeres a lo largo de los años ha sufrido maltratos, la mayoría no han denunciado dicha situación por miedo a su agresor, o por miedo a ser abandonadas.

Por desgracia esto solo es la punta de un gran ice-berg en el mundo muchos países sufren actos tan deplorables o peores, en la India los hombres lanzan ácido sobre los rostros y cuerpos de sus mujeres e hijas simplemente por el hecho de cuestionar su autoridad.

Hoy en día hay gente que todavía piensa que la mujer solo se tiene que dedicar a ciertas cosas…pero el sexo femenino forma parte de la historia al igual que el masculino y por ello tienen el mismo derecho a trabajar en cualquier puesto laboral con las mismas condiciones y salarios.

                                                       Victoria Cillanueva Ortiz 1ºBachiller B

Las desigualdades de la igualdad

Actualmente la igualdad es un mito porque es un derecho que tendríamos que tener todos los habitantes del planeta pero sin embargo algunos carecemos de él, y no es solo eso, es un tema mucho más amplio, y que abarca tantos factores, que puede llegar a determinar nuestras vidas.
La desigualdad siempre ha estado presente desde el principio de los tiempos, y los pueblos han mantenido una lucha constante contra ella aunque en pocas veces se ha conseguido lo que se buscaba, es decir, la igualdad. En la Revolución Francesa, se alcanzó su integridad como concepto y empezó a ser un valor defendido globalmente.
En obras como “Como agua para chocolate” de la escritora Laura Esquivel, podemos ver que hay una desigualdad clara en contra de la mujer ya que es una sociedad machista en la que las mujeres llevan a cabo tareas de la casa, el cuidado de la familia, etcétera.
Otra obra que narra sobre la desigualdad es “Casa de muñecas”, escrita por Henrik Isben, ya que según esta obra las mujeres no podían tomar decisiones, lo que supuso un cambio social.
Hemos avanzado a lo largo de los años en cuanto a la igualdad de las mujeres y hombres, porque ya a la mujer se le valora más que antes y han cambiado un poco los roles, pero aún queda por avanzar ya que todavía en pleno S.XXI por ejemplo, se siguen viendo casos de que sea la mujer la que tenga que hacer todo lo relacionado con lo doméstico cuando la figura masculina también se puede hacer cargo de ello.

Andrea Mesa 1ºBach B

APOSTANDO POR EL RECICLAJE

El día 5 de junio, conmemorando el Día Mundial del Medio Ambiente, se entregaron en la Plaza de El Médano los premios del Concurso #yellowhappypeople, organizado por el Ilustre Ayuntamiento de Granadilla de Abona en colaboración con Sermugran y la Fundación Canarias Recicla.
El IES Los Cardones obtuvo un Premio a la Mejor Campaña de Educación Ambiental en la Modalidad Colectiva y el Premio al Líder Ambiental “on line”, por su implicación con el medio ambiente en Granadilla de Abona.
Alumnos y profesores, coordinados desde el Proyecto de Sostenibilidad, han colaborado de forma activa durante todo el curso reciclando envases, esfuerzo que ahora ha tenido su recompensa.
¡Muchas gracias a todos por colaborar!

IGUALDAD ENTRE LETRAS

En la actualidad la mujer es considerada un ser inferior en algunas culturas o países más que en otros. Esta desigualdad la podemos ver reflejada en varios ámbitos diferentes, como por ejemplo en cargos ejecutivos de algunas empresas. También existe una discriminación con respecto a los salarios de los empleados, siendo otra ves más las mujeres las afectadas.

En las líneas del libro “Como agua para chocolate”, escrito por Laura Esquivel, una mexicana nacida en 1950, usa como recurso la cocina y las recetas preparadas por Tita, la protagonista, para expresar sus sentimientos a través del mundo culinario. Esta historia comienza contando como Tita nació en la cocina de su casa y como cuando Tita ya era mayor se enamora de Pedro Musquis con el que no se puede casar, ya que tiene la obligación de cuidar a su madre como la hija menor que es.

La figura femenina se ve degradada, por parte de la madre, generando así una gran desigualdad, que en esta época era normal. Si leemos el libro vemos como después de la muerte de Nacha, Tita es la que se encarga de la comida de toda la familia en la que también está incluido Pedro Musquis, que está casado con Rosaura, hermana de Tita. Él intenta demostrar el afecto que siente hacia Tita haciéndole cumplidos y regalándole flores, que a la hora de enterarse su madre, prohíbe este comportamiento enseñándonos la gran desigualdad de la época.

Aunque hoy por hoy sigue habiendo desigualdad no es igual que hace 10 o 20 años. Pero aun hay culturas que siguen estancadas como por ejemplo la cultura africana en la que las mujeres son la base de la convivencia social, pero no tienen acceso a la salud, a la educación, al conocimiento, además de que se castiga a la mujer con la mutilación genital. Otro de los tantos ejemplos de desigualdades que hay por el mundo sería la mujer árabe que es enseñada para ser una esposa, mujer, madre y después abuela. Al contrario que los hombres que crecen para ser ingenieros, doctores, funcionarios o cualquier cosa que quieran.

En conclusión, las mujeres siempre serán discriminadas de una manera u otra, hasta que lleguemos a un punto en el que estemos de acuerdo en que somos todos iguales, da igual la raza, la religión, el color o el idioma. La mujer no es inferior al hombre, ni el hombre es inferior a la mujer solo estamos en una balanza a la misma altura.

DANIELA GARCÍA BORDÓN. 1º Bachillerato B