El camuflaje de la desigualdad:

Solemos llamar a este siglo el siglo de la igualdad, donde cada persona goza de su libertad gracias a que hace una década se aprobó la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, pero 10 años después, los datos muestran que esa paridad que la legislación procuraba está lejos de ser una realidad. Ni en el empleo, ni en los puestos de poder, ni en los hogares se han producido los cambios necesarios para equilibrar la balanza. Aun existe la desigualdad como en el siglo XX aunque esté más camuflada.

La desigualdad del siglo XX se centraba principalmente en la mujer como podemos ver en la novela ‘’Como agua para chocolate’’ donde la protagonista era la hija menor de un madre con unos valores y creencias retrógrados,  ya que por ser la hija menor no tenía derecho a casarse, ni a opinar y debía cuidar de su madre hasta que se muriera siendo maltratada tanto física como psicológicamente continuamente, pero aun así la protagonista era la única que desafiaba a su madre activamente. Ella le discutía, gritaba, mentía y, a la larga, abandona la hacienda. Lo único que no hace, usar la agresión. Amor, no guerra.

En la actualidad estas situaciones tan concretas no se dan tan frecuentemente pero si hay casos muy frecuentes en los que  se discrimina a los hijos por diferentes motivos o circunstancias, por otro lado dentro del entorno familiar también existe una discriminación concretamente hacia la mujer ya que desde el punto de vista de la sociedad lo más común es que la mujer sea la encargada de los cuidaos del hogar, como podemos comparar nuevamente con la novela, donde únicamente las mujeres se encargan del cuidado de la casa mientras que los hombres buscan esposa, o están en la guerra., Entonces ¿Dónde está la supuesta igualdad de la que tanto se presume en el siglo XXI? Por otro lado, también existe una mentalidad machista en los hombres donde las mujeres son víctimas de sus actos. En 2016/2017 más de 63 mujeres han sido asesinadas en España, e incontables mujeres que sufren maltrato en el mundo.

La sociedad aun no es consciente de que debemos empezar a cambiar, debemos empezar a crear la verdadera igualdad. Tomar la actitud que tomó la protagonista en la novela para conseguir esa sociedad totalmente igualitaria que actualmente parece utópica.

Javier Gómez 1ºB

El pasado vs El presente

En la actualidad, existe en diversos países una ley llamada “ley de igualdad”. La cual decreta y se encarga de proteger los derechos de ambos sexos en todos los ámbitos, tanto sociales como laborales. En España esta ley se llama “ley orgánica 3/2007 del 22 de marzo” y como su nombre indica, esta no estuvo vigente hasta el año 2007. Siendo este un país desarrollado, esta se ha instaurado hace tan solo 10 años. ¿Qué pasará con los países subdesarrollados?

Por lo general, los países subdesarrollados tienen una mayor tendencia de violencia de género. Esto es debido a que los hombres en estos países no tienen limitaciones, puesto que el estado esta mas ocupado por sus problemas personales y no les importan las “banalidades” del pueblo. Tenemos un ejemplo claro de esta situación en Perú, poseyendo un alto índice de violencia, en el cual 1 de cada 5 mujeres es golpeada, violada o ha sufrido algún tipo de agresión o abuso por parte de su pareja. Otro ejemplo de desigualdad de género, lo hallamos en México. Actualmente nos muestra un porcentaje de discriminación y violencia muy elevado, siendo el 53% de las mujeres víctimas de violencia económica por parte de sus parejas. El 46% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años reportan haber sufrido alguna agresión por parte de sus compañeros.

Aun poniendo los Estados en práctica o no la ley, se siguen viendo agresiones de violencia de género. Pero por fortuna a pesar de estas alarmantes cifras, los índices de maltrato en el siglo XXI, han disminuido en comparación al siglo pasado. A principios del siglo XX, la mujer no poseía ni el derecho al voto. (Actualmente no existe el sufragio universal en todos los países). Hace 80 años la mujer estaba sometida a la voluntad del hombre, y a la de la tradición. Ella era la encargada de todas las tareas de hogar, sin tener control alguno sobre las decisiones económicas y sobre el futuro y enseñanzas de sus hijos, o de ella misma.

Muchos autores han querido representar las duras condiciones de la mujer de hace 80 años, en diferentes obras literarias. Tales como el relato mexicano escrito por Laura Esquivel, “Como agua para chocolate”. El cual nos cuenta, la vida de Tita, una joven sujeta a la tradición y al dominio del hombre sobre su vida.

Realmente ha cambiado tanto la sociedad, ¿Por qué siguen habiendo tantas desigualdades?, ¿Habrá algún día plena igualdad?

X. Carolina Betancor Trujillo

1º Bach. B