El camuflaje de la desigualdad:

Solemos llamar a este siglo el siglo de la igualdad, donde cada persona goza de su libertad gracias a que hace una década se aprobó la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, pero 10 años después, los datos muestran que esa paridad que la legislación procuraba está lejos de ser una realidad. Ni en el empleo, ni en los puestos de poder, ni en los hogares se han producido los cambios necesarios para equilibrar la balanza. Aun existe la desigualdad como en el siglo XX aunque esté más camuflada.

La desigualdad del siglo XX se centraba principalmente en la mujer como podemos ver en la novela ‘’Como agua para chocolate’’ donde la protagonista era la hija menor de un madre con unos valores y creencias retrógrados,  ya que por ser la hija menor no tenía derecho a casarse, ni a opinar y debía cuidar de su madre hasta que se muriera siendo maltratada tanto física como psicológicamente continuamente, pero aun así la protagonista era la única que desafiaba a su madre activamente. Ella le discutía, gritaba, mentía y, a la larga, abandona la hacienda. Lo único que no hace, usar la agresión. Amor, no guerra.

En la actualidad estas situaciones tan concretas no se dan tan frecuentemente pero si hay casos muy frecuentes en los que  se discrimina a los hijos por diferentes motivos o circunstancias, por otro lado dentro del entorno familiar también existe una discriminación concretamente hacia la mujer ya que desde el punto de vista de la sociedad lo más común es que la mujer sea la encargada de los cuidaos del hogar, como podemos comparar nuevamente con la novela, donde únicamente las mujeres se encargan del cuidado de la casa mientras que los hombres buscan esposa, o están en la guerra., Entonces ¿Dónde está la supuesta igualdad de la que tanto se presume en el siglo XXI? Por otro lado, también existe una mentalidad machista en los hombres donde las mujeres son víctimas de sus actos. En 2016/2017 más de 63 mujeres han sido asesinadas en España, e incontables mujeres que sufren maltrato en el mundo.

La sociedad aun no es consciente de que debemos empezar a cambiar, debemos empezar a crear la verdadera igualdad. Tomar la actitud que tomó la protagonista en la novela para conseguir esa sociedad totalmente igualitaria que actualmente parece utópica.

Javier Gómez 1ºB

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s