Todas las entradas por emgarori

qué el miedo no te impida denunciarlo

       

Dos símbolos que nos invitan a reflexionar.

     

 

 

Decidimos salir a la calle para visibilizar el vacío que dejan estas madres, hijas, hermanas, nietas, amigas…

   

Aquí los grupos de 2º Bachillerato y 1º PMAR, los primeros decidieron vestir con camiseta negra, los segundos posando con el libro que realizaron, todo para manifestarse en contra de la violencia de género.

                      

Trabajo de aula realizado con la colaboración de nuestras profesoras.

 

 

      

Nuestras ponentes. Esperamos verlas pronto, muy pronto.

  

El concierto a cargo de nuestro alumnado y gracias a la colaboración de nuestras profesoras y el tablón, nuestro pequeño Rincón de la Igualdad.

 

“PONLE FIN PARA TENER UN PRINCIPIO”
Anónimo

 

Anuncios

¡ NI UNA LÁGRIMA MÁS !

De nuevo, 25 de noviembre. Otro año más. Otra nueva cita para conmemorar el Día Internacional contra la violencia de género. Recordamos así a todas esas mujeres que han sido víctimas de acoso, maltrato, humillación, violencia o asesinato.

Y aunque tengamos esta fecha marcada en el calendario, ¿no sería mejor no tener que dedicarle un Día Internacional? ¿Por qué, en pleno siglo XXI, hemos de ser testigos de situaciones de este tipo? Se supone que formamos parte de una sociedad “civilizada”; que la humanidad ha evolucionado desde la época de las cavernas.
Sin embargo, es habitual escuchar en las noticias -al menos una vez al mes- un nuevo caso de violencia de género (da igual el pueblo, la ciudad o el país).

¿Qué podemos hacer nosotros para colaborar en la erradicación de esta lacra social? Evidentemente, la clave de la solución está en la educación.
Desde la escuela intentamos formar alumnos y alumnas más sensibles, más respetuosos con las diferencias; en definitiva, más tolerantes. Y crecer en la igualdad.
Esperanzados en que, poco a poco, las futuras generaciones dejarán de dedicar un día para este acto.

– En este “libro” simbólico se recopilan algunos mensajes con la intención de que nuestro granito de arena sirva de apoyo a esas mujeres y darles ánimo hasta que dejen de padecer esta penosa situación. Estamos con ellas y por eso reivindicamos:

¡ NI UNA LÁGRIMA MÁS !

25 de noviembre de 2017         2º E

ESCRITORAS CANARIAS, LEYENDO EN FEMENINO I

Balada de recuerdos
(Saint Exrupéry)

Como me duele tu ausencia, hijo mío,
cuando detengo el pensamiento
en cada instante tuyo de tu corta existencia.

Y te miro
a la orilla del agua
haciendo tus castillos en la arena,
ignorando, inocente y confiado,
que al igual que al castillo,
tu misma vida,
la barrerá la ola inesperada.

Y sueñas que eres Príncipe
de aquella fortaleza,
con los muros tan débiles,
que la débil espuma logrará destruirlos.
Tan frágil como tú,
Principito de ensueño,
fortaleza abatida.
¿En qué Asteroide di,
en qué playa de luz
tienes tu paraíso de ternura?

¿En qué desierto azul pintas corderos?
¿Dónde cuidas tu rosa con espinas…?
Y te miro de nuevo …
Como un cervato tierno corres por la pradera
imaginando indios y renovando Imperios
El penacho de plumas en tu frente
y el arco tenso ya para el combate
—la tienda te respalda de posibles celadas—
y disparas la flecha
Moctezuma en pequeño, dueño de mil tesoros.

—La fecha de tu vida lanzada al infinito
al empezar la tarde,
una tarde de invierno—.

Qué inmensa pena ésta
el saber que no gozas, que no ríes,
que no eres nada ya,
que todo lo que fuiste está aquí entre mis manos
(tus dibujos, tus cuentos, el Osito de trapo).

Todo el sueño creado por ti y para ti,
destruido, ya inútil,
y sólo por la causa
de esa Constelación, que el hada mala
dejó sobre tu cuna,
maleficio del todo irremediable.

Tú, pequeño filósofo,
¿qué pregunta le habías hecho a la vida,
para que ella te diera silencio en su respuesta?

Tan serio en tus sentencias,
tan alegre en tus juegos y batallas,
tu Historia ya está hecha,
tu última batalla está perdida.

Y me dueles tan hondo,
que siento tu latido
como si te tuviera aún dentro de mí:
embrión en mi entraña,
estrella ya sin luz y sin destino.

Digna Palou
(Tacoronte, 1927-2001)

El camuflaje de la desigualdad:

Solemos llamar a este siglo el siglo de la igualdad, donde cada persona goza de su libertad gracias a que hace una década se aprobó la Ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, pero 10 años después, los datos muestran que esa paridad que la legislación procuraba está lejos de ser una realidad. Ni en el empleo, ni en los puestos de poder, ni en los hogares se han producido los cambios necesarios para equilibrar la balanza. Aun existe la desigualdad como en el siglo XX aunque esté más camuflada.

La desigualdad del siglo XX se centraba principalmente en la mujer como podemos ver en la novela ‘’Como agua para chocolate’’ donde la protagonista era la hija menor de un madre con unos valores y creencias retrógrados,  ya que por ser la hija menor no tenía derecho a casarse, ni a opinar y debía cuidar de su madre hasta que se muriera siendo maltratada tanto física como psicológicamente continuamente, pero aun así la protagonista era la única que desafiaba a su madre activamente. Ella le discutía, gritaba, mentía y, a la larga, abandona la hacienda. Lo único que no hace, usar la agresión. Amor, no guerra.

En la actualidad estas situaciones tan concretas no se dan tan frecuentemente pero si hay casos muy frecuentes en los que  se discrimina a los hijos por diferentes motivos o circunstancias, por otro lado dentro del entorno familiar también existe una discriminación concretamente hacia la mujer ya que desde el punto de vista de la sociedad lo más común es que la mujer sea la encargada de los cuidaos del hogar, como podemos comparar nuevamente con la novela, donde únicamente las mujeres se encargan del cuidado de la casa mientras que los hombres buscan esposa, o están en la guerra., Entonces ¿Dónde está la supuesta igualdad de la que tanto se presume en el siglo XXI? Por otro lado, también existe una mentalidad machista en los hombres donde las mujeres son víctimas de sus actos. En 2016/2017 más de 63 mujeres han sido asesinadas en España, e incontables mujeres que sufren maltrato en el mundo.

La sociedad aun no es consciente de que debemos empezar a cambiar, debemos empezar a crear la verdadera igualdad. Tomar la actitud que tomó la protagonista en la novela para conseguir esa sociedad totalmente igualitaria que actualmente parece utópica.

Javier Gómez 1ºB