Archivo de la etiqueta: Igualdad

Viste la vida de mujer.

   Aquí está ya el producto final del proyecto                                                               Viste la vida de mujer

http://www3.gobiernodecanarias.org/medusa/mediateca/cprofestenerifesur/?attachment_id=132&kgvid_video_embed%5Benable%5D=true

Gracias a todas y todos por participar y hacer posible este producto final, de manera especial a la comunidad educativa de Los Cardones.

Anuncios

VISTE LA VIDA DE MUJER

Con este proyecto pretendemos llenar las calles de referentes femeninos mediante una propuesta abierta a toda la ciudadanía.

Para participar solo has de buscar un árbol o un elemento urbano al que puedas confeccionarle un vestido creativo utilizando materiales reciclados, telas, hilos, etc. y dedicárselo a una mujer.

¿Qué mujer? Puede ser una mujer destacada de la cultura, de la ciencia o de cualquier otro ámbito. Elige a esa mujer que consideras que merece un reconocimiento presencial en nuestro entorno más cercano.

Una vez confeccionado el vestido anexa una imagen con una pequeña biografía. Te adjuntamos una propuesta de presentación. Si decides escoger un elemento natural, asegúrate de que el elemento no resulte dañado en modo alguno. Cuando hayas realizado ese vestido creativo, saca una foto en la que se muestre el elemento decorado con las personas que han participado y envíalo a este correo igualdadtfsur@gmail.com o tuittea con este hashtag #vistelavidademujer indicando el nombre del referente femenino al que rindes homenaje. Invitamos a docentes a integrar este proyecto en el aula, pero también a las familias a través de las AMPAs, asociaciones vecinales, de ancianos o centros de día a colaborar.

Viste la vida de mujer es un proyecto abierto en el que se participa de manera altruista para poner en valor todos los roles de la mujer en nuestra entorno, normalmente visibilizado en referentes masculinos a través de nombres de calles, plazas, esculturas, etc. Es el momento de realizar un acto poético y creativo que convierta calles, centros, jardines públicos y privados en una galería dedicada a la mujer. Ayúdanos a que el 8 de marzo consigamos un fenómeno viral que se visualice en nuestro entorno. Con todas esas fotos realizaremos un vídeo que compartiremos a través de las redes y que enviaremos a todos los participantes de esta iniciativa.

Muchas gracias por tu participación y comparte esta información con todos tus conocidos y amigos. Seguro que conoces muchas mujeres que merecerían un homenaje y llegar a ser conocidas por muchas más personas mientras pasean por calles, jardines, parques o colegios de tu comunidad.

 

ESCRITORAS CANARIAS, LEYENDO EN FEMENINO I

Balada de recuerdos
(Saint Exrupéry)

Como me duele tu ausencia, hijo mío,
cuando detengo el pensamiento
en cada instante tuyo de tu corta existencia.

Y te miro
a la orilla del agua
haciendo tus castillos en la arena,
ignorando, inocente y confiado,
que al igual que al castillo,
tu misma vida,
la barrerá la ola inesperada.

Y sueñas que eres Príncipe
de aquella fortaleza,
con los muros tan débiles,
que la débil espuma logrará destruirlos.
Tan frágil como tú,
Principito de ensueño,
fortaleza abatida.
¿En qué Asteroide di,
en qué playa de luz
tienes tu paraíso de ternura?

¿En qué desierto azul pintas corderos?
¿Dónde cuidas tu rosa con espinas…?
Y te miro de nuevo …
Como un cervato tierno corres por la pradera
imaginando indios y renovando Imperios
El penacho de plumas en tu frente
y el arco tenso ya para el combate
—la tienda te respalda de posibles celadas—
y disparas la flecha
Moctezuma en pequeño, dueño de mil tesoros.

—La fecha de tu vida lanzada al infinito
al empezar la tarde,
una tarde de invierno—.

Qué inmensa pena ésta
el saber que no gozas, que no ríes,
que no eres nada ya,
que todo lo que fuiste está aquí entre mis manos
(tus dibujos, tus cuentos, el Osito de trapo).

Todo el sueño creado por ti y para ti,
destruido, ya inútil,
y sólo por la causa
de esa Constelación, que el hada mala
dejó sobre tu cuna,
maleficio del todo irremediable.

Tú, pequeño filósofo,
¿qué pregunta le habías hecho a la vida,
para que ella te diera silencio en su respuesta?

Tan serio en tus sentencias,
tan alegre en tus juegos y batallas,
tu Historia ya está hecha,
tu última batalla está perdida.

Y me dueles tan hondo,
que siento tu latido
como si te tuviera aún dentro de mí:
embrión en mi entraña,
estrella ya sin luz y sin destino.

Digna Palou
(Tacoronte, 1927-2001)

Las desigualdades de la igualdad

Actualmente la igualdad es un mito porque es un derecho que tendríamos que tener todos los habitantes del planeta pero sin embargo algunos carecemos de él, y no es solo eso, es un tema mucho más amplio, y que abarca tantos factores, que puede llegar a determinar nuestras vidas.
La desigualdad siempre ha estado presente desde el principio de los tiempos, y los pueblos han mantenido una lucha constante contra ella aunque en pocas veces se ha conseguido lo que se buscaba, es decir, la igualdad. En la Revolución Francesa, se alcanzó su integridad como concepto y empezó a ser un valor defendido globalmente.
En obras como “Como agua para chocolate” de la escritora Laura Esquivel, podemos ver que hay una desigualdad clara en contra de la mujer ya que es una sociedad machista en la que las mujeres llevan a cabo tareas de la casa, el cuidado de la familia, etcétera.
Otra obra que narra sobre la desigualdad es “Casa de muñecas”, escrita por Henrik Isben, ya que según esta obra las mujeres no podían tomar decisiones, lo que supuso un cambio social.
Hemos avanzado a lo largo de los años en cuanto a la igualdad de las mujeres y hombres, porque ya a la mujer se le valora más que antes y han cambiado un poco los roles, pero aún queda por avanzar ya que todavía en pleno S.XXI por ejemplo, se siguen viendo casos de que sea la mujer la que tenga que hacer todo lo relacionado con lo doméstico cuando la figura masculina también se puede hacer cargo de ello.

Andrea Mesa 1ºBach B

IGUALDAD ENTRE LETRAS

En la actualidad la mujer es considerada un ser inferior en algunas culturas o países más que en otros. Esta desigualdad la podemos ver reflejada en varios ámbitos diferentes, como por ejemplo en cargos ejecutivos de algunas empresas. También existe una discriminación con respecto a los salarios de los empleados, siendo otra ves más las mujeres las afectadas.

En las líneas del libro “Como agua para chocolate”, escrito por Laura Esquivel, una mexicana nacida en 1950, usa como recurso la cocina y las recetas preparadas por Tita, la protagonista, para expresar sus sentimientos a través del mundo culinario. Esta historia comienza contando como Tita nació en la cocina de su casa y como cuando Tita ya era mayor se enamora de Pedro Musquis con el que no se puede casar, ya que tiene la obligación de cuidar a su madre como la hija menor que es.

La figura femenina se ve degradada, por parte de la madre, generando así una gran desigualdad, que en esta época era normal. Si leemos el libro vemos como después de la muerte de Nacha, Tita es la que se encarga de la comida de toda la familia en la que también está incluido Pedro Musquis, que está casado con Rosaura, hermana de Tita. Él intenta demostrar el afecto que siente hacia Tita haciéndole cumplidos y regalándole flores, que a la hora de enterarse su madre, prohíbe este comportamiento enseñándonos la gran desigualdad de la época.

Aunque hoy por hoy sigue habiendo desigualdad no es igual que hace 10 o 20 años. Pero aun hay culturas que siguen estancadas como por ejemplo la cultura africana en la que las mujeres son la base de la convivencia social, pero no tienen acceso a la salud, a la educación, al conocimiento, además de que se castiga a la mujer con la mutilación genital. Otro de los tantos ejemplos de desigualdades que hay por el mundo sería la mujer árabe que es enseñada para ser una esposa, mujer, madre y después abuela. Al contrario que los hombres que crecen para ser ingenieros, doctores, funcionarios o cualquier cosa que quieran.

En conclusión, las mujeres siempre serán discriminadas de una manera u otra, hasta que lleguemos a un punto en el que estemos de acuerdo en que somos todos iguales, da igual la raza, la religión, el color o el idioma. La mujer no es inferior al hombre, ni el hombre es inferior a la mujer solo estamos en una balanza a la misma altura.

DANIELA GARCÍA BORDÓN. 1º Bachillerato B