Archivo de la etiqueta: redes sociales

MENOS FACE, MÁS BOOK

AITANA  DÍAZ  2º BACHILLERATO B

images

Escritores, intelectuales, artistas. Personajes públicos, célebres y más admirables y respetables que cualquier político o presentador de un reality show. O, al menos, lo eran. Antes de las redes sociales, antes de la televisión, antes de que la fama lo fuese todo y el conocimiento, el talento, el esfuerzo, el infinito amor por una materia quedasen completamente relegados a un segundo plano. Quisiera saber en qué recoveco de nuestra enferma sociedad se esconde la gente íntegra, la gente de inquebrantables valores que lucharía contra viento y marea por la sola posibilidad de dedicarse a aquello que más les apasiona y completa. Aquello que les hace verdaderamente felices.

Pero hoy en día las palabras que más valen no son las de antaño. No más “En un lugar de la mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…” ni “La princesa está triste… ¿Qué tendrá la princesa? / Los suspiros se escapan de su boca de fresa”. Ahora los escenarios son plataformas digitales o platós de televisión con nombres más conocidos que el del propio Miguel de Cervantes, y las únicas princesas tristes que conocemos son nuestra compi yogui y la Esteban, cuya boca de fresa tiende a soltar algo más que suspiros. Pero para colmo de males, el arte en forma de tinta grabada sobre papel, la escritura, no es la única en decadencia. Espera, espera. ¿Las Tres Gracias de Rubens? ¿Qué es eso? ¿Otro programa de monólogos? Ah sí, ¿Goya, dices? Creo que era una vieja de La Que se Avecina, ¿no?

Y es que a medida que la tecnología avanza, la cultura parece retroceder. El hombre contemporáneo de este último siglo parece estar rodando montaña abajo en medio de una avalancha de confusión que nos envuelve. Ya no sabemos si estamos boca arriba o cabeza abajo. Ni idea de a qué agarrarnos. Mientras antes los genios dedicaban su vida a proyectar de alguna manera toda la magia, el amor, el dolor, la incertidumbre que tenían presa en su interior, ahora todos sus esfuerzos van dirigidos a ganar el debate del día en Twitter o Sálvame.

Sí, por favor, salvémoslos.

CczPSZFUAAAMRci

EL GRAN DRAGÓN

ADRIÁN TÉLLEZ    2º BACHILLERATO B

descarga (2)

Así podría empezar la cosa, con un hombre agonizando por lo putrefacto de su época, pero en este mundo, inocuo y miserable, quedarían dos opciones; venderte y entregarte, o retraerte a tus demonios y llegar a algo más, afrontando que no naciste en el momento adecuado y que tu historia no sobrevivirá a tu muerte.

La sombra de las redes sociales o la parafernalia del espéctaculo son las características sin las cuales no se podrán explicar estos días. Construcción del artificio global que a cada minuto realizan millones de personas opinando, bramando, creyendo ser y no siendo. Si no quieres participar de esto es difícil encajar en ningún sitio, pero pena ninguna, porque nada que merezca la pena será fácil (la verdad escondida en el mundo de lo fácil).

Creo, aún así, que hay personas ajenas, superiores al patetismo sin criterio, capaces de crear historias de amor incomprensibles a los demás, aprender de uno mismo más que de ninguno, sin llegar a la soberbia de pensar que vale la pena en este mundo lo que retuerzas de tu espíritu. Personas que intentamos no caer en la petulancia; sólo ríendome de los demás, monigotes como monos lanzándose su mierda, mientras yo, en mi suprema posición, recostado en mi trono hecho de las calaveras de los mejores autores alcanzo verdades más absolutas que el Tiempo, verdades que nunca serán comprendidas, y punto.

Y es que es imposible no llegar a ser miserable, un pedante…

…como pedante sería terminar este artículo con unos versos de Bukowski:

                    a falta de algo mejor que hacer

                    vamos matando a nuestros pequeños dragones

                    mientras el grande acecha.